Vehículo desnivelado

Cualquier persona se percataría de que algo no va bien con la suspensión del coche cuando éste circula desnivelado.

Este síntoma evidencia que la amortiguación de uno de los ejes o una de las ruedas no se encuentra en buen estado.

La inclinación puede tener lugar hacia uno de los lados, hacia adelante o hacia atrás. La mejor manera de comprobarlo es situar el vehículo sobre un terreno llano, donde se aprecie claramente el desnivel del chasis.

Te en cuenta que, si tu vehículo tiene un sistema de suspensión de aire o neumática, será necesario arrancarlo para que dicha suspensión se active.

Por regla general, se debe a algún tipo de fuga en los amortiguadores. No obstante, también puede haberse roto uno de los brazos metálicos que conectan el chasis con las ruedas.

Este último es un caso extremo, debido al cual el chasis estará completamente hundido sobre una de las ruedas. No hace falta decir que circular en esas condiciones es muy peligroso, además de poder causar otras múltiples averías.

 

Amortiguadores en mal estado: consecuencias

Detectar amortiguadores en mal estado puede ahorrarte más de un susto en la carretera.

  • La adherencia en las curvas, la pérdida de dirección y el aquaplanning son algunas de las consecuencias más habituales.
  • Además, la distancia de frenado también aumenta notablemente.
  • Finalmente, el mal estado de los amortiguadores también puede hacer que el resto de las piezas del sistema de suspensión –como rótulas, cojinetes, brazos y demás soportes- se desgasten más rápidamente.

 

Otros consejos acerca de los amortiguadores en mal estado

Con independencia de que tu coche cuente con el sistema ESP, una suspensión dañada puede desequilibrar por completo el vehículo y causar un trompo.

Cada fabricante establece una serie de recomendaciones de revisión y cambio de los amortiguadores y elementos del sistema de suspensión, en función de los kilómetros recorridos.

La vida media de éstos suele ser de 60.000 kilómetros, si bien depende bastante de los hábitos de circulación del conductor. La recomendación general es proceder a una revisión cada 20.000 kilómetros.

AUTOR: Diego Vendrell

Ingeniero mecánico y apasionado del mundo motor. Con experiencia en el sector de automoción de más de 15 años.